Conjunto del Amor Cristiano 

Frase de la semana

 

Nada desees...

No te irrites contra tí  

ni contra las Leyes Inmutables de la Naturaleza.

Lucha tan sólo contra lo personal.., lo transitorio,...efímero y perecedero.



 

Llamada de la Madre Tierra                23 de febrero de 2015

 

La Madre Tierra se despereza de su letargo.

            La Madre Tierra nos llama a su corazón.

            La Madre Tierra, desde su seno

            reclama armonía, paz y amor.

            (continúa...)



Ultimas Comunicaciones

El despertar cósmico
El Mesías trae su Cetro (Mensajes a la Humanidad)
        Yo soy la sabiduría del corazón.......................(Los Ángeles)
Yo soy la sabiduría del corazón.......................(Los Ángeles)
Dando luz a mineros del mundo ..........(Tránsito a la luz)
Dando luz a mineros del mundo ..........(Tránsito a la luz)


El Despertar Cósmico


 

El despertar cósmico es el estado de conciencia que se logra cuando el individuo integra en su vida todos los valores morales, emocionales y espirituales, y sabe cómo utilizarlos para que produzcan el efecto deseado en su vida.

El ser es consciente de su existencia multidimensional y de su naturaleza inmortal que reúne los códigos eternos de su sublime descendencia como parte de la Divinidad, recreándose en los planos de la materia. Nada es diferente del Padre Divino y, simultáneamente, todo lo es.

Estáis aquí para comenzar una nueva fase histórica en vuestra evolución conjunta. La humanidad necesita comprender, necesita saber que no sois un reducto de inteligencias aisladas, sino que formáis parte del gran Conjunto Cósmico vibrando al unísono en armonía infinita. (..sigue..)

El conjunto de mensajes

de inspiración espiritual

El Despertar Cósmico,

nos guía a una apertura de conciencia desde una visión universal , integradora y fraterna. 



Cuentos para el alma (Sed como Niños)





La sección Sed como Niños integra una colección de cuentos de delicada sencillez que invitan a la reflexión personal.

 

El miedoso pajarillo


        De  cinco  huevos moteados,  muy  juntitos, en un nido mullido,  nacieron  cinco pajarillos.  El padre y la madre alimentaron de día y de noche a las crías flacuchas para que se convirtieran en hermosas bolitas de plumas muy redonditas. Los pajaritos crecieron y al cabo de algún tiempo no hubo espacio suficiente en el nido.

 

          - En cuanto vuestras alas estén un poco más fuertes -les dijo la madre-, aprenderéis a volar. Vuestro padre y yo estamos cansados de volar de acá para allá para traeros la comida. Tendréis que arreglároslas solos.

 

            Un día  les dijo a sus pequeños que ya tenían todas sus plumas,  así es que se tenían que preparar para echar a volar. Cuatro de ellos, volaron hasta una rama baja del mismo árbol, luego volvieron hasta el nido; bajaron de nuevo revoloteando y así sucesivamente. Pero el menor, cerraba los ojos para no mirar el terrible vacío debajo de él. ¡Temblaba de miedo!  (...continúa)